Las pequeñas y medianas empresas son esenciales para reducir el impacto medioambiental y alcanzar la descarbonización del planeta. Todos los seres humanos provocamos cierto impacto en el medio ambiente, de hecho, los hogares emitieron un 21,1% del total de emisiones de Gases de Efecto Invernadero de España en 2019, según datos del INE (Instituto Nacional de Estadística).

Sin embargo, la responsabilidad y la capacidad de acción de las empresas en la reducción de la huella de carbono son fundamentales para impulsar la sostenibilidad. Para lograrlo, tienen a su disposición herramientas y programas globales para calcular su huella de carbono, así como estrategias de reducción y/o compensación de emociones.

Además, según determina el Real Decreto 163/2014, por el que se crea el Registro de Huella de Carbono, Compensación y Proyectos de absorción de dióxido de carbono, las empresas españolas estarán obligadas a calcular, publicar y reducir su huella de carbono.

¿Qué es la huella de carbono?

Se conoce como huella de carbono el total de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) que genera de forma directa o indirecta un “individuo, organización, producto o evento”. La huella de carbono, cuya unidad de medida es la masa de CO2 equivalente, permite calcular el impacto que provocamos en el medio ambiente.

Cómo reducir la huella de carbono
en una empresa

En el compromiso de España para alcanzar la descarbonización antes del año 2050, las organizaciones como agentes sociales tienen un papel fundamental en la transformación hacia una sociedad más sostenible.

En Gese, como expertos en gestión energética, hemos recogido los puntos clave para ayudar a las empresas a iniciar su descarbonización y reducir su huella de carbono.

 

Calcular la huella de carbono

El primer paso es medir y calcular la huella de carbono para identificar cuáles son los principales procesos de la empresa que generan mayor impacto medioambiental. A la hora de calcular la huella de carbono, existen tres niveles distintos de alcance:

N

Alcance 1 o emisiones directas: son emisiones propias de la organización y liberadas en el lugar donde se produce la actividad, como por ejemplo, la quema de combustibles fósiles.

N

Alcance 2 o emisiones indirectas: son emisiones controladas por terceros y consecuencia de la actividad de la empresa, como puede ser la electricidad consumida.

N

Alcance 3 u otras emisiones indirectas: compra y transporte de productos y servicios de terceros, viajes de trabajo y producción de materiales adquiridos por la empresa.

Una vez calculada la huella de carbono y habiendo recopilado toda la información relativa al consumo de energía de la empresa, es posible diseñar e implementar un plan de acción para reducir las emisiones o compensarlas mediante programas de compensación.

 

Plan de reducción de emisiones para empresas

Las empresas pueden implementar una hoja de ruta hacia la descarbonización implementando un plan de reducción de emisiones personalizada tras haber identificado las fuentes de emisión más relevantes de su actividad. Estas son algunas de las medidas que pueden contribuir a reducir su huella de carbono:

N

Reducir el consumo de materias primas o de energía

N

Adherirse a proyectos de compensación de huella de carbono

N

Realizar una auditoría energética para verificar la eficiencia energética de sus procesos productivos y diseñar un plan de acción para minimizar el consumo de energía

N

Colaborar con proveedores o intermediarios sostenibles que tengan registrada su huella de carbono

N

Políticas de movilidad para reducir la huella de carbono

¿Necesitas reducir tu huella de carbono?

En Gese te ayudamos a reducir la huella de carbono de tu empresa utilizando energía verde. Con nuestros asesores energéticos podrás calcular tu huella de carbono e implementar una estrategia personalizada de reducción o compensación de emisiones. Consúltanos sin compromiso.

Descarga tu Guía sobre el RD56/2016 y cómo afecta a tu empresa






    ×
    Descarga tu Guía sobre La Ley de Sostenibilidad del País Vasco






      ×