El reciente incidente en mayo, donde la Red Eléctrica Española evitó un apagón masivo al desconectar el suministro eléctrico a grandes industrias, subraya los desafíos que enfrenta Europa en su transición hacia energías renovables. Diego Mateos, CEO de GESE, habló en Negocios TV sobre este evento y las complejidades del sistema energético actual.

En mayo, una parada no programada de una central nuclear coincidió con una desviación significativa en la producción eólica, generando un déficit de energía respecto a la demanda. Ante esta situación, Red Eléctrica optó por aplicar el «sistema de interrumpibilidad», solicitando a grandes consumidores que pausaran sus operaciones para reducir la demanda y estabilizar el sistema. Este método, aunque efectivo en emergencias, revela la fragilidad y la falta de flexibilidad del sistema energético actual.

El desafío de las Energías Renovables

El uso creciente de energías renovables, como la solar y la eólica, introduce una variabilidad significativa en la generación de energía. A diferencia de las centrales nucleares y los ciclos combinados que ofrecen una producción constante, las renovables dependen de condiciones climáticas impredecibles. La energía solar no está disponible por la noche y la eólica depende del viento, lo que complica la regulación del suministro eléctrico.

Este evento expone una «ineficiencia del sistema» que aumenta el riesgo de apagones. A medida que se incrementa la dependencia de las renovables, es crucial desarrollar tecnologías y estrategias que mitiguen su intermitencia. Aquí es donde el almacenamiento de energía juega un papel fundamental.

Almacenamiento de energía: La clave para la estabilidad

El almacenamiento de energía emerge como la solución más prometedora para manejar la variabilidad de las renovables. Las baterías y las plantas de bombeo pueden almacenar el excedente de energía producido en momentos de baja demanda y liberarlo cuando la demanda supera la generación. Aunque actualmente las baterías son costosas, se espera que su precio disminuya con el avance de la tecnología, similar a lo ocurrido con la energía fotovoltaica, que ha reducido su coste significativamente desde 2010.

Estrategias de ahorro para el consumidor

Mateos también ofreció consejos prácticos para los consumidores, especialmente en un contexto de aumento de precios. Para reducir el consumo, recomienda utilizar ventiladores en lugar de aire acondicionado durante el verano. En términos de tarifas eléctricas, optar por una tarifa fija puede ser más beneficioso que una regulada, ya que los precios pueden incrementarse entre un 15% y un 20% con el nuevo sistema de fijación de precios.

El futuro del sistema energético europeo

La estabilidad del sistema energético en Europa dependerá de la capacidad de integrar eficientemente las renovables con tecnologías de almacenamiento y estrategias de gestión de demanda. En este sentido, la energía hidráulica de bombeo es una opción valiosa, especialmente para países con condiciones geográficas favorables como España.

El caso de mayo destaca la importancia de la flexibilidad y la capacidad de respuesta rápida en el sistema energético. A medida que avanzamos hacia un futuro más sostenible, la combinación de diversas fuentes de energía y el desarrollo de tecnologías de almacenamiento serán esenciales para garantizar un suministro energético fiable y constante.

En GESE, nos dedicamos a ofrecer soluciones de auditoría energética que ayudan a optimizar el consumo y mejorar la eficiencia, contribuyendo a un sistema energético más estable y sostenible.

Descarga tu Guía sobre el RD56/2016 y cómo afecta a tu empresa






    ×
    Descarga tu Guía sobre La Ley de Sostenibilidad del País Vasco






      ×